El olvido que seremos

Narra de manera íntima la vida de un hombre bueno, el médico Héctor Abad Gómez, carismático líder social y hombre de familia, un destacado médico y activista por los derechos humanos en el Medellín polarizado y violento de los años 70. La historia relata la vida del doctor, padre de familia preocupado tanto por sus hijos como por los niños de clases menos favorecidas. En su casa se respiraba la vitalidad y la creatividad características de una educación fundamentada en la tolerancia y el amor, pero la tragedia asomaba.

Duration: 136 min

Quality: HD

Año:

7.4




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios: 1

Rodrigo

at 4:56 pm

Si la pelicula es medianamente parecida al libro, debe ser un ladrillo insufrible.

    Nin

    at 3:27 am

    Y si primero la ves?

      Peter

      at 4:19 am

      Como te habrás percatado Nin, el comentario que hizo Rodrigo lo hace convertirse en el Oráculo de Delfos prácticamente, es una película cándida, simplona y adoctrinadora de ingenuos, estrenada precisamente en un contexto de Dictadura Sanitaria y Avasallamiento Estatal Farmacéutico, que pese a que algunos de los conceptos que transmite el médico protagonista son muy acertados al mismo tiempo busca ensalzar y limpiar la imagen de las vacunas...... y a la vez darle un carácter humanitario y solidario a la ONU, la OMS, Inglaterra y los EE.UU que desde el año 1975 se pusieron como meta frenar el desarrollo y crecimiento poblacional como hiciera falta (vacunas, esterilización de la población y aborto) de tres países latinoamericanos como principal prioridad, Brazil, México y Colombia..
      Pero hasta que la población no sepa lo que significa, Malthusianismo, Especistas, Naturalistas, Evolucionistas, Eugenistas......nunca van a entender a lo que se dedica la ONU, la OMS, UNICEF, UNESCO, OTAN, Green Peace, Fundación Vida Salvaje, Médicos sin Fronteras Morales........ etc.

      Latinoamericano que no lee el "Memorando 200" de Henry Kissinger (1974) está condenado a la extinción ahogado en un Mar de Ignorancia.

      Conclusión: Es un ladrillo insufrible.